Disidencia del Frente Primero

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La Disidencia del Frente Primero es el grupo criminal más importante conformado por exmiembros de la desmovilizada Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Se formó en julio de 2016 cuando el Frente se distanció del proceso de paz en Cuba. Actualmente, cuenta con por lo menos 400 integrantes, y entre sus principales comandantes se encuentran Néstor Gregorio Fernández, alias «Iván Mordisco»; Miguel Botache Santillana, alias «Gentil Duarte», y Géner García Molina, alias «Jhon 40». Su área de acción se concentra en los departamentos de Guaviare, Vaupés, Meta y Vichada, donde controla las rutas de narcotráfico establecidas en las selvas de Guaviare y que llegan hasta Brasil y Venezuela. La disidencia se ha concentrado en obtener el control de las rentas criminales, especialmente del narcotráfico, pero sus relaciones con las comunidades ha venido cobrando importancia.

Historia

Del distanciamiento con el proceso de paz del Frente Primero, también conocido como Frente «Armando Ríos», se habló desde la misma formalización de las conversaciones entre la guerrilla y el Gobierno colombiano en Cuba. La razón de esto fue la indisciplina de la que se señalaba a este «Frente Madre», debido a la fortaleza económica y militar que tenía gracias al control de las vías de narcotráfico y el reclutamiento forzado en Guaviare, Guainía y Vaupés.

En julio de 2016, el Frente informó a la Mesa de Conversación en La Habana que no se desmovilizaría junto al resto de la guerrilla. Desde la mesa, las FARC desestimaron su accionar, minimizando el hecho a un simple descontento de algunos integrantes del Frente. Incluso, el Secretariado de las FARC ordenó a alias Gentil Duarte, guerrillero con más de treinta años de trayectoria y entonces integrante del Secretariado, que tomara la comandancia de este Frente y reestableciera la disciplina. Después de eso, Gentil Duarte se alió con Iván Mordisco y fortaleció la disidencia, que para el momento tenía aproximadamente 150 hombres.

Luego de la firma del acuerdo de paz, las FARC confirmaron que la mayor parte del Frente Primero estaba en disidencia, que su comandante era Iván Mordisco y que Gentil Duarte cumplía un papel importante dentro de su estructura.

En abril de 2017, esta disidencia formalizó su accionar criminal mediante una carta pública, en la que expresó su “descontento y rechazo” por la “traición” del Secretariado de las FARC-EP, e invitó a “todo combatiente que se niegue a la paz” para que se unieran a ellos. La carta fue firmada por nueve frentes disidentes, una columna móvil y siete milicias urbanas.

Actualmente, el Frente Primero se consolida como el actor criminal más importante del sur de Colombia. Tiene presencia en tres departamentos y alianzas con diferentes organizaciones ilegales. Su importancia es tal, que el Gobierno Nacional ordenó bombardear su estructura en marzo de 2017. Su fortalecimiento criminal lo ha convertido en el principal reto para la seguridad en la zona. Así mismo, en sus relaciones con la comunidad busca mostrarse como un grupo que mantiene la ideología guerrillera. En el último comunicado dice encarnar la «lucha guerrillera» y se proclama la «verdadera FARC», tildando de traidores a quienes firmaron el Acuerdo Final con el Gobierno Nacional, y prometiendo el «rearme y la organización de la estructura» guerrillera.

Actividad criminal

Desde 2016, la disidencia comenzó su accionar criminal: ataques con explosivos y hostigamientos contra la Fuerza Pública, reclutamiento forzado, extorsiones y amenazas contra la población civil han sido sus principales acciones, con el fin de consolidar su poderío en los departamentos de Meta, Guaviare y Vaupés.

La disidencia controla los cultivos de coca en tres municipios de Guaviare: San José del Guaviare, Calamar y Miraflores. Tiene control sobre los cristalizaderos, donde se transforma la base o pasta de cocaína en clorhidrato de cocaína, y maneja las dos rutas internacionales para el envío de cocaína. Finalmente, maneja una parte de las extorsiones a comerciantes y agricultores en el departamento.

Liderazgo/Estructura

El Frente Primero cuenta con al menos 400 integrantes, con una estructura horizontal en la que participan Miguel Botache Santillana, alias Gentil Duarte; Néstor Gregorio Fernández, alias Iván Mordisco; Géner García Molina, alias Jhon 40; Luis Alfonso Lizcano Gualdrón, alias Euclides Mora, y Miguel Díaz Sanmarín, alias Julian Chollo.

La disidencia tiene como una de sus principales bases de operaciones la vereda de Barranquillita, en Miraflores, aunque mantienen una alta movilidad.

Aliados y enemigos

Este grupo sería la organización principal dentro de una alianza de disidentes de las FARC. Los otros grupos disidentes con los que tendría alianzas son los frentes 14, 17, 40, 27, 44, 43, 42, 7 y 16. En Guaviare, esta disidencia ha establecido una alianza con Los Urabeños, a quienes permiten encargarse de rentas criminales menores, como la extorsión a comerciantes y la compra de pasta de cocaína.

Geografía

La principales zonas de influencia de la disidencia son los departamentos de Guaviare, Vaupés, Meta y Guainía. En Guaviare, se encuentra en los municipios de Calamar, Miraflores y el Retorno; en Vaupés hace presencia en Cararurú, y los municipios de Pocoa y Taraira, fronterizos con Brasil. En Meta se reportó una comitiva de la disidencia en Macarena, Vistahermosa, Uribe y Puerto Rico, y en Guainía tiene presencia en Mapiripana, Morichal Nuevo y Pana Pana, en la frontera con Brasil.

Perspectivas

La disidencia del Frente Primero configura la nueva dinámica de grupos criminales en el país: organizaciones que buscan obtener control de las rentas criminales y el territorio, por lo cual realizan alianzas con grupos de diferente índole. Así mismo, tienen poca confrontación con la fuerza pública y la población civil, y utilizan la debilidad estatal y la corrupción para ocultar su accionar.

Debido a lo anterior, esta disidencia será la que marque la pauta criminal en el sur del país, fortaleciendo el control de los cultivos de coca y el tráfico de cocaína. Además, se seguirá transformando en una organización con características más narcotraficantes, perdiendo a su vez los rasgos políticos que tenía cuando era parte de las FARC-EP. Así mismo, se cree que fortalecerá las alianzas con los grupos disidentes de Meta y Caquetá, y que seguirá aumentando su pie de fuerza.

Fuentes

InSight Crime, Investigación de campo. Julio de 2017.

«Carta Disidencia FARC» Rebelión. Febrero 20 de 2018. 

«Disidencias de las FARC» Fundación Ideas para la Paz. Febrero 6 de 2018.

«Cabecilla de disidencia de las Farc, abatido en combate» El Tiempo. Mayo 28 de 2017. 

«Así fue el primer bombardeo a una disidencia de Farc en el Guaviare» El Colombiano. Marzo 10 de 2017. 

«Disidencias de las FARC- EP» Rebelión. Abril 25 de 2017. 

«¿Qué hay detrás de la expulsión de ‘Gentil Duarte’ de las Farc?» Verdad Abierta. Diciembre 16 de 2016. 

«Frente primero de las Farc ratifica su disidencia» El Tiempo. Octubre 3 de 2016. 

«Disidencia de Farc sentencia a quien se oponga a coca y reclutamiento» El Tiempo Septiembre 15 de 2017. 

«Ejército dio de baja a alias ‘Miller’, cabecilla del Frente 1 en disidencia de Farc» Blu Radio. Agosto 25 de 2017.

«Ejército captura a ‘Aldemar’, jefe de las disidencias en Guaviare» El Tiempo. Febrero 9 de 2018. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn