Correos electrónicos muestran potencial de criminalización de las FARC

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El reciente descubrimiento de correos electrónicos entre líderes de las FARC ha dejado en evidencia una supuesta alianza de narcotráfico entre el grupo guerrillero colombiano y la organización criminal Los Urabeños, lo cual aumenta los temores de que algunos elementos de las FARC participen en actividades criminales en un escenario de posconflicto.

Según Noticias Caracol, una serie de correos electrónicos de varios líderes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos Félix Antonio Muñoz, alias “Pastor Alape”, dejaron al descubierto los vínculos del grupo guerrillero y Los Urabeños en el tráfico de droga. Pastor Alape es miembro del Secretariado, el máximo organismo de las FARC, y actualmente hace parte del equipo negociador de la paz en La Habana.

En uno de los correos electrónicos, Román Ruiz, un comandante de las FARC que presuntamente fue abatido en combate por las fuerzas de seguridad en mayo de este año, discute con Pastor Alape sobre al aumento del precio de un cargamento de droga que se les estaba  vendiendo a Los Urabeños. En otro intercambio de correos electrónicos entre los líderes de la guerrilla se hace referencia a un intercambio de armas y a un “regalo” del máximo líder de Los Urabeños, Darío Antonio Úsuga, alias “Otoniel”.

Otros correos electrónicos recuperados muestran que las FARC proporcionan seguridad a Los Urabeños en la región noreste de Urabá, principal base de operaciones de la organización criminal e importante punto de partida para los envíos internacionales de drogas.

Análisis de InSight Crime

De ser auténticos, los correos electrónicos proporcionarían nueva evidencia de la colaboración de las FARC con Los Urabeños. Es bien sabido que el grupo guerrillero vende base de coca a Los Urabeños, y fuentes de inteligencia de la policía de Medellín le confirmaron anteriormente a InSight Crime que el Frente 57 de las FARC estuvo involucrado en el tráfico de cargamentos de droga a Panamá a nombre de la organización criminal. El año pasado, el presidente de Colombia Juan Manuel Santos incluso aseguró que las FARC y Los Urabeños coordinaron un ataque a la policía que dejó siete agentes muertos.

También se han presentado informes que señalan que las FARC tienen relaciones comerciales con otros grupos neoparamilitares, conocidos como Bacrim (acrónimo de “bandas criminales”). En 2012, las FARC y Los Rastrojos formaron una alianza de tráfico de armas y drogas en el suroeste de Colombia. La captura de un jefe de finanzas de las FARC el pasado mes de julio reveló que el líder guerrillero también tenía fuertes conexiones con una organización criminal que opera en el sur de Colombia, cerca de la frontera con Ecuador.

VEA TAMBIÉN: FARC, paz y posible criminalización

Los crecientes vínculos de las FARC con los grupos criminales pueden llegar a complicar un proceso de desmovilización, en caso de que el grupo guerrillero firme un acuerdo de paz con el gobierno. Algunos elementos de las FARC involucrados en el tráfico de drogas serían reacios a renunciar a sus ganancias ilícitas, y podrían considerar que unirse a grupos criminales como Los Urabeños es una opción más atractiva que desarmarse. Las relaciones que parecen haber establecido los líderes de las FARC y Los Urabeños, así como las líneas abiertas de comunicación que parecen existir entre ellos, hacen fácil imaginarse cómo podría ser el proceso de transición.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn