Más del 90% de los alcaldes de Perú enfrentan cargos de corrupción, resaltando un problema endémico

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Alrededor del 92 por ciento de los alcaldes de Perú están siendo investigados por corrupción, una cifra enorme que pone de relieve la corrupción rampante y la cultura de la impunidad de los políticos del país.

Según un informe de la Procuraduría Anticorrupción del país, 1.699 alcaldes están siendo investigados por peculado de uso, malversación de fondos, negociación incompatible, y colusión, informó Perú 21. Esta cifra representa el 92 por ciento de los 1.841 alcaldes del país.

Más de la mitad de los alcaldes investigados se están postulando para ser reelectos, entre ellos el alcalde provincial de Chiclayo, quien ha sido acusado de 18 crímenes diferentes, y quien irónicamente representa al Movimiento Manos Limpias. Tres alcaldes son acusados ??de 13 crímenes cada uno, informó La República.

Además de los alcaldes activos, un total de 1.755 exalcaldes y 19 gobernadores también están siendo investigados por corrupción.

El procurador anticorrupción de Perú, Christian Salas, declaró que las pérdidas económicas causadas por la corrupción son “incalculables” y señaló que parte del problema se deriva de una falta de control de los recursos del Estado.

Análisis de InSight Crime

La corrupción oficial en Perú ha alcanzado proporciones endémicas, afectando a las instituciones gubernamentales, desde la policía hasta el poder ejecutivo. Tres expresidentes recientes han estado implicados en actividades criminales, entre ellos Alan García, quien fue investigado por supuestamente haber aceptado sobornos de narcotraficantes condenados a cambio de conceder indultos presidenciales.

El año pasado, diecinueve políticos -entre ellos cinco miembros del Congreso y tres gobernadores- fueron investigados por casos de lavado de dinero y tráfico de drogas.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Perú

César Álvarez, uno de los gobernadores investigados, ha sido acusado de dirigir una organización criminal en el departamento de Áncash, que repartía cada mes $US1 millón en sobornos y contrataba sicarios para que perpetraran asesinatos selectivos.

En la fuerza policial, los casos de funcionarios que roban gasolina se han vuelto tan frecuentes que las autoridades anunciaron recientemente la implementación de un nuevo sistema automatizado de gasolina, que tiene como objetivo evitar estos robos.

El hecho de que el 50 por ciento de los alcaldes acusados ??de actividades criminales se estén postulando para ser reelectos es señal de la creencia de que van a evadir la condena, lo que apunta a una cultura no sólo de corrupción, sino también de impunidad.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn